¿Te preocupan las amistades de tu hijo?

El ser humano es, por naturaleza, un ser con la necesidad de vivir y convivir en un entorno social. Si atendemos a la pirámide de necesidades de Maslow observamos que la necesidades sociales de pertenencia, afiliación o reconocimiento se plantean como una necesidad básica del ser humano. En la adolescencia se empiezan a dar una serie de cambios físicos y psíquicos que hacen que el ser humano se replantee su personalidad, empiece a adquirir independencia de los papás y se empieza a pasar mas tiempo con el grupo social de amigos que con la propia familia. Por todo esto, debido a la intensidad de la presión e influencia del grupo social, se debe tener en cuenta que tipo de conductas forman parte del contexto social de tu hijo, y no tanto del «quien».

Si hay algo que importe a tu hijo son sus amigos

En esa constante de cambio en la que el adolescente empieza a cuestionarse cada vez mas su personalidad, las normas y la figura del padre como fuente para resolver sus dudas, es donde comienzan los primeros quebraderos de cabeza. Los jóvenes comienzan a sentir mas confianza y empatía hacía su grupo de amigos. Necesitan sentirse libres y autónomos. Intentarán resolver sus dudas junto a ellos y serán sus respuestas las que tengan en cuenta con mayor fuerza a no ser que el lazo de comunicación y confianza con los padres sea muy fuerte.

En esta etapa nuestros hijos empiezan a experimentar unos cambios físicos que no entienden ni controlan y sobre los que les surgen muchas dudas. Convivir con personas de su misma edad que están experimentando los mismos cambios les ayuda a empatizar, a crear un lazo mas fuerte con sus amigos que les incita a resolver sus dudas mutuamente. Debes tener presente que las dudas que no resuelvas a tus hijos serán resueltas por su círculo mas cercano y será la calidad de conductas de este grupo la que determine la calidad de la respuesta.

Cómo se forman los grupos de amigos es algo que va cambiando según nuestros hijos van creciendo. Durante la preadolescencia (hasta los 14 años) los grupos de amigos son, sobretodo, grupos reducidos del mismo sexo. Conforme van creciendo va aumentando el tamaño del grupo y se van incluyendo personas de ambos sexos, dando lugar a un grupo mixto en el que empiezan a surgir los primeros amores.

¿Qué puedes hacer como padre?

Lo primero que debes de aceptar es que no podrás elegir el grupo de amigos de tus hijos, pero sí el contexto en el que los encontrará. El colegio, compartiendo aficiones como el deporte o con sus hobbies… De esta forma no solo encontrará amigos afines a él sino que como padre tendrás la oportunidad de conocer de forma mas cercana el grupo de amigos de tu hijo. Invítales a casa, comparte sus hobbies pero también dale libertad y autonomía para que se desenvuelva con confianza junto a ellos.

El aspecto clave de todo este proceso es que nuestros hijos lleguen a la adolescencia como personas con criterio, capaces de elegir lo mejor para ellos y con la capacidad y la seguridad para decir no o poner límites.

¿Como podemos conseguirlo?

  • Crea una relación de respeto mutuo: Respétale y construid una relación basada en la confianza. De esta manera será a tí a quién acuda para resolver sus dudas, aunque también consulte a sus amigos.
  • No desconfíes de sus amigos: Sentir temor o preocupación por los nuevos amigos de nuestros amigos es habitual. Es una etapa en la que cambiarán continuamente de amigos y querer lo mejor para él es normal. Anímate a conocerles, invítales a casa y comparte tiempo con ellos (aunque no demasiado, también necesitan sentirse independientes).
  • No te preocupes por personas sino por conductas: Háblale a tu hijo de las conductas que son aceptables y las conductas que son inaceptables. Si vuestra comunicación es positiva, tu hijo aprenderá a decir que no y a a alejarse de personas con las que no comparte la misma visión.
  • Conoce sus gustos y hobbies: Recuerda que el ser humano tiende a buscar y crear vinculo con personas semejantes. Los hobbies y gustos de tu hijo será una pista sobre el tipo de amigos que tendrá.
  • Conviértete en su ejemplo: Cómo te relaciones con tu grupo de amigos y el respeto mutuo que crees junto a ellos será el mejor ejemplo posible para tu hijo. Si en las reuniones con tus amigos (en la que está tu hijo) predomina el buen ambiente, la confianza y el respeto, entonces tu hijo tendrá el mejor modelo a seguir en la búsqueda de su grupo de amigos.
  • Edúcale en el uso de las redes sociales: Toma el control del uso de la red con tu hijo. La red es un mundo muy amplio y, en ocasiones, inseguro. Educa a tu hijo en el tipo de contenido que puede subir a sus redes sociales y con quién puede compartir ese contenido. Negocia con él el uso de Internet en casa. Deja que tenga acceso a la red si consigue hacer los objetivos marcados del día (Ayudar en las tareas de casa o realizar las tareas del colegio).

Recuerda que tú hijo siempre buscará amigos semejantes a sus gustos, ideas y valores. Cómo eduques a tu hijo será el primer paso para que se relacione en un grupo social basado en el respeto mutuo, el buen ambiente y la confianza.

Descubre nuestro último artículo «Mi hijo no me cuenta nada…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies